Black Mirror nos advierte sobre la cámara del portátil

Todo comenzó como una leyenda urbana en la que se decía que alguien había sido espiado a través de la cam de su ordenador con todo tipo de propósitos. Pero actualmente, es algo más: una realidad demostrada.

Hay virus que permiten convertir tu cámara Web en una espía de tu intimidad y por eso muchos han comenzado a taparla utilizando para ello desde un trozo de cinta hasta divertidos gadgets.

Tercera temporada de Black Mirror

En la nueva temporada de Black Mirror que se acaba de estrenar, uno de los capítulos va precisamente sobre eso, sobre la manipulación relativamente fácil de una cámara Web y de las consecuencias que eso puede tener para la persona que ha sido espiada.

Los adultos sabemos cómo cubrir la cámara y los peligros a los que nos podemos enfrentar con la captura de imágenes. Incluso las que compartimos de manera voluntaria.

Pero los niños están más desamparados en este sentido. ¿Y si nuestros hijos no ven el peligro y quitan la pegatina de la cámara? ¿Y si la usan cuando no estamos presentes y hacen algo que puede pesarles de por vida?

Nuevos dispositivos para asegurar la intimidad

Muchos padres deben dejar el ordenador a sus hijos de cierta edad para que puedan hacer trabajos del colegio y no siempre pueden estar presentes todo el tiempo que el niño está conectado.

Lo mejor es evitar que lo usen en su cuarto a solas, obligándolos a utilizar el ordenador en el salón o en la sala de casa. Pero ¿y cuándo no se está?

Pues para esto acaba de salir un dispositivo que es similar a muchos gadgets de los que se venden para cubrir la Cam pero con una particularidad: están protegidos con una llave que impide la apertura por una persona que no sea la que controla el dispositivo.

Aunque el sistema no es perfecto, ya que se trata tan solo de una apertura por imán, es una gran ayuda ya que permite que los padres puedan ver si realmente se ha manipulado la cámara cuando no están presentes.

Estos dispositivos cuestan aproximadamente diez euros, por lo que son bastante asequibles para todos. Actualmente se pueden comprar en las oficinas de Correos y ya hay centros educativos que han decidido adquirir lotes para las cámaras de los portátiles de sus aulas, asegurándose así del buen uso de estas durante las clases.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *