La tecnología ocupa hoy día un papel fundamental en el funcionamiento de las empresas. Sin embargo, llama la atención que muchas veces no se le dé la debida