Nuevas posibilidades para los drones

Cada vez más a menudo escuchamos hablar de los drones y de las posibilidades que ofrecen. Hemos escuchado que serán estos aparatos los que portarán nuestros envíos de mensajería. También se conocen desde hace tiempo sus posibilidades en el terreno militar.

Ya hemos podido ver sus posibilidades para la retransmisión de eventos de carácter deportivo e incluso algunos países los están utilizando para controlar terrenos alejados que han sido declarados como baldíos y en los que sospechan que pudiera haber actividades de carácter económico. Dicho de otro modo, estos drones están trabajando como agentes del fisco.

Por sus posibilidades para acceder a zonas peligrosas para el ser humano, los drones son los aparatos ideales para exploraciones geológicas, para buscar restos de carácter arqueológico o incluso para controlar ganado como las cabras, que pueden ser muy difíciles de seguir por su facilidad para trepar a riscos.

Por supuesto, también se han descubierto otros usos menos lícitos de los drones, como es el caso de los paparazzi que en más de una ocasión los han utilizado para reventar exclusivas de bodas o conseguir fotografías comprometidas de famosos. Por este motivo, entre otros, ya hay muchas voces que exigen una legislación clara sobre el uso de estos dispositivos.

Drones made in Spain

El último invento en cuestión de drones del que hemos tenido noticias ha tenido lugar en España, concretamente ha sido fruto del estudio de una empresa ubicada en Vigo. Se trata de drones camuflado bajo la forma de aves rapaces que se utilizan como espantapájaros.

Muchos cultivos sufren graves pérdidas debido a los pájaros que acuden a comerse las semillas tan pronto como son plantadas. Controlar a estas aves no es tarea fácil, pero si se observa la naturaleza es fácil darse cuenta de que cuando aparecen las aves rapaces del estilo de las águilas o de los halcones, estos pájaros desaparecen.

Las aves rapaces tienen un particular forma de volar que es rápidamente detectada por estos pájaros más pequeños que pueden convertirse en potenciales presas. Por eso, al sentir la presencia de las aves rapaces, los pájaros se van buscando otras zonas más seguras en las que alimentarse.

Estos drones tienen la forma de las aves rapaces, pero también son capaces de imitar su peculiar forma de volar, por lo que están siendo todo un éxito allí donde están siendo utilizados a modo de prueba. Debido a los estupendos resultados obtenidos, ya se está estudiando no solo fabricarlos para España, sino también exportarlos a todo el mundo.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *