Que no se le escape el escape

Una de esas piezas que se queda en el olvido es el tubo de escape, su apariencia simple le hace casi invisible a la hora de una revisión. Esta pieza se encarga de que los gases del vehículo salgan como deben, reduce los ruidos y favorece de manera general el rendimiento del motor.

Algunos solo por gusto y seguir con las tendencias, los modifican para que pasen de ser silenciosos a ruidosos colocando un resonador, algo que no presta ninguna función beneficiosa pero sí incide en la estética. Hay algunos consejos que, teniéndose en consideración, no permitirán que pase por un trago amargo a causas ciertos errores.

Procesos de cambio

Cambiar el tubo: la vida útil de estos es aproximadamente de unos 80.000Km, pero solo aplica si es usado para trayectos largos. Se puede incluso crear humedad si el automóvil no circula durante un tiempo prudencial, ello corroería la pieza. Cuando el combustible se consume exageradamente y se sienten sonidos de golpes en el suelo, hay que hacerle una revisión al coche porque son signos de necesitar cambio.

Proceso de cambio: puede resultar caro si se cambia el sistema completo, el cual está compuesto por el tubo de escape, el silenciador y el catalizador. Asegúrese de que las piezas estén homologadas, algo que comúnmente pasa con las típicas de tuning. Dichos accesorios son muy estéticos pero raras veces cumplen con las normativas de circulación establecidas, y si no lo están, el funcionamiento del vehículo podría verse perjudicado.

Retirar y colocar el tubo: el coche debe enfriarse por completo antes de proceder para evitar quemarse. Para identificar las piezas que serán extraídas eleve el coche, haga el corte para poder retirar los tornillos que lo fijan al silenciador. Los repuestos que vaya a unir imprégnelos en grasa, los instala cada uno en su respectivo lugar, se alinean, se comprueba que estén en orden y, a continuación, encienda el motor. Es importante rectificar que no haya fugas.

Mientras los ornamentos del tubo no entorpezcan su función, pueden realizarse con toda seguridad, por ejemplo, estos deben ser más cortos que el parachoques, igualmente con la boca de salida, deben ser sencillos. Lo bueno es que son fáciles de encontrar, por ser bastante comunes, además de económicos y si es a través de un desguace mucho más.

Visite la página www.piezasdesegundamano.es, en donde cualquiera sea la pieza que busque, seguramente la encontrará. Tienen un amplio catálogo de opciones de diferentes tipos de vehículos, solo necesita dar las especificaciones del recambio y esperar que le contacten. Con pocos clics y sin salir de su localidad.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *