¿Estilo clásico o estilo vintage para tu comedor?

Antes de decidir qué estilo quieres para tu comedor tienes que tener claras las diferencias entre ambos. El estilo clásico, también llamado estilo retro, es el que siguen firmas como riperlamp.com/es/. Estos fabricantes consiguen realizar en la actualidad lámparas y muebles que evocan otras épocas pero que han sido fabricados en la actualidad.

El estilo vintage también hace referencia a otras décadas, pero emplea para ello materiales que realmente fueron fabricados en ese momento. Por ejemplo, si se quisiera decorar un comedor con un estilo vintage habría que recurrir a muebles de anticuario o de segunda mano restaurados.

Las ventajas y los inconvenientes del estilo vintage

El estilo vintage tiene un fuerte atractivo para quienes son fans de la restauración de muebles y quieren tener en su casa piezas con mucha historia. Incluso si no se quiere realizar personalmente la restauración, la búsqueda y recolección de cada mueble es una aventura muy especial. Pero tiene el inconveniente de que es complicado encontrar un comedor completo original de una época en el que todo combine.

Por este motivo, lo habitual es que se utilice en el comedor algún elemento decorativo vintage, pero que no se recurra a esto para la decoración completa. Se le da así a la habitación personalidad y se marca la diferencia, pero sin forzar el estilo.

¿Y el estilo clásico?

El estilo clásico tiene grandes ventajas para decorar un comedor. Para empezar, al tratarse de piezas que son fabricadas en la actualidad se trata de artículos nuevos, en cuya fabricación se utilizan materiales contemporáneos con los últimos tratamientos. Se garantiza así la máxima calidad.

Otra de las ventajas es que se puede elegir qué modelo de lámpara o de mueble se desea sin verse condicionado por lo que se pueda encontrar en el mercado. Se consigue así un estilo mucho más personal y un comedor al gusto.

Y, por si todo esto fuera poco, cuando se opta por amueblar el salón con un estilo clásico, puede combinarse fácilmente con alguna pieza vintage que siempre va a encajar en este estilo. Así, no es necesario renunciar a tener un poco de historia en casa.

Por tanto, la elección que realizamos es un comedor decorado principalmente en un estilo clásico pero con pinceladas vintage que se integren perfectamente en el conjunto. Así, se consiguen los resultados más personalizados y con más carácter. 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *