Una vuelta de tuerca en los juegos para móviles: Pokemon Go

Era imposible resistirse a hablar del famoso Pokemon Go que ha hecho correr ríos de tinta en nuestro país y en todos en los que se ha instalado esta moda. Pero lo que nos apetece analizar ahora mismo es el negocio que, sin duda, se va a desarrollar detrás de este juego y de otros que le sucederán.

Ser una parada Pokemon es un auténtico negocio. Estas paradas no son elegidas al azar y tras los enclaves elegidos están las mentes pensantes de algunos de los ingenieros que participaron en su momento en la creación del Google Earth. El problema es que algunos de los puntos en los que se han colocado Pokemons no han sido muy bien recibidos, es el caso de Museo de Auschwitz.

Sin embargo, cadenas como McDonnalds ya negocian la posibilidad de convertirse en Pokeparada oficial del juego y, de este modo, atraer a millones de jugadores en todo el mundo que podrían entrar a merendar y llevarse alguno de esos codiciados bichitos.

Doble negocio para Nintendo, Pokémon Company International y Niantic Labs, los tres propietarios de este juego que se puede convertir en uno de los negocios más lucrativos del año.

¿Son tan diferentes los jóvenes de ahora?

Muchas personas han comenzado a decir que los jóvenes de ahora tienen aficiones muy raras o incluso que estos juegos pueden llegar a ser muy peligrosos. Quizás, estas mismas personas no recuerden otras modas muy anteriores que, aunque no tuvieron tanta repercusión mediática, no eran tan diferentes de esta.

-Las cacerías del zorro de radioaficionados: En la época de máxima moda de las radios de banda ciudadana, justo antes de la popularización de Internet, se organizaban muchas de estas cacerías. Alguien se escondía con un coche y una radio y emitía señales cada cierto tiempo mientras grupos de personas trataban de localizar la procedencia y “cazar” al que se había escondido.

-Juegos de rol en la calle: Por supuesto, no hablamos de los juegos en los que alguien terminaba muerto, eso no representa en absoluto a los juegos de rol. Pero sí hubo una etapa en la que los jugadores de rol decidieron salir a las calles y jugar en ellas de manera muy divertida, dejando a un lado los tableros.

Es cierto que ahora con millones los jóvenes y no tan jóvenes que juegan al Pokemon Go, pero como todo, son modas que no se diferencian tanto de otras anteriores en su planteamiento, aunque evidentemente sí en su desarrollo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.